En este momento estás viendo La Acrofobia | Cómo superar el miedo a las alturas

La Acrofobia | Cómo superar el miedo a las alturas

Tienes miedo.

Es evidente que a nadie nos gusta tener miedo.

Ni miedos.

Tampoco que nos superen las circunstancias, y perdamos el control.

De todas formas, hay temores que por mucho que quiera uno a veces no sabemos eliminarlos.

Y les buscamos SOLUCIÓN.

Uno de estos miedos es la acrofobia. Y la solución que se busca es cómo superar el miedo a las alturas
Es posible que no te haya pasado jamás. O sí, pero prefieres no hablar de ello. A lo mejor se lo has escuchado a un amigo. También pudiste verlo en un reportaje. Quizá te asomaste a un mirador y sentiste una sensación extraña o una sensación de falta de equilibrio. O notaste algo de vértigo al cruzar un puente colgante.

Todo eso nos lleva al asunto de hoy.

El miedo a las alturas.

 

 Pero antes de seguir, todo esto también puede que sea de tu interés. 

➡ Mi primer libro Subiendo Españatambién disponible en la Librería Desnivel.

 

Mira.

Nuestro instinto de supervivencia sabe que las alturas pueden ser un problema para nosotros. Puede que nos pongamos nerviosos, nos tiemble el cuerpo, y estemos alterados. Y este problema es grave si se convierte en fobia.

Por eso, es posible que esto te interese.

En caso contrario, también debería interesarte.
Es posible que te cruces con personas que tienen esta fobia y que limitan mucho cualquier actividad del día a día.

No solo eso, también puede limitar tu actividad en la naturaleza, y una de tus aficiones preferidas (y necesarias), practicar el turismo de aventura.

Y si pasa eso, necesitan saber cómo superar el miedo a las alturas.

De verdad.

Si quieres saber más de la ACROFOBIA, no te muevas.

miedo a las alturas

Qué es la acrofobia

Existen cantidad de fobias.

Y una de las más habituales es la fobia a las alturas.

El miedo a las alturas.

Nuestro instinto de supervivencia nos avisa que tenemos que tener cuidado cuando pasamos por un punto alto, porque nos han dicho desde muy niños que pueden ser peligrosas, y que por eso tenemos que tener cuidado.

Cuando ese aviso que nos da la mente se repite de manera continua y en lugares que entrañan peligro alguno, puede llegar a ser un problema, una fobia.

Pues bien.

Se desconoce el origen de esta fobia. Pero lo que sí sabemos es que afecta a una gran cantidad de personas, tanto a su vida diaria como también a su salud mental.

Las estadísticas indica que la puede padecer un 10% de la población.

No de España. Del mundo.

Acro en griego significa altura.
Y fobia es miedo.
Si conectamos ambos términos surge la acrofobia.
Es la aversión es a las alturas.

La angustia o temor que se tiene al mirar por una zona o lugar que se encuentra inclinado, o por una pendiente muy pronunciada. Puede que sea al asomarte por un mirador o un precipicio aún que se encuentre vallado; o por pasar un puente, o simplemente un paso de montaña. Y que se trate de miedo a volar, por ejemplo, ir en avión.

Ello no quiere decir que la situación entrañe aparente peligro, sino que este miedo IRRACIONAL es un miedo patologico que provoca esa sensación de pánico, cuadros de ansiedad e intranquilidad, sin necesidad en ocasiones de estar a una altura relativamente importante.

Es evidente que las grandes alturas no son la causa ni el motivo. Pero el efecto es el mismo siempre, las ansias de escapar o evadirse de ese lugar que afectan al sistema nervioso.

Además.

Interfiere también en tu vida diaria, porque simplemente subir unas escaleras sin barandilla donde no puedas sujetarte, o mirar por la venta de un primer piso, o pasar la ladera de una montaña sin apenas inclinación suficiente para caerte… ya puede generar el miedo a las alturas.

Es evidente, que este miedo a las alturas confunde el peligro real con nuestros pensamientos que se convierten en irracionales.

Vale. Ok hasta aquí.

Pasamos ahora a las causas que pueden causar la acrofobia o el miedo a las alturas.

cómo superar el miedo a las alturas

Principales causas del miedo a las alturas

Se desconoce el origen del temor a las alturas que presentan un gran número de personas.

Porque como pasa en la mayoría de las fobias, las causas de la acrofobia son variadas, múltiples, y pueden depende de cada persona, e incluso a veces, suele ir acompañada de otros temores o fobias.

No obstante, se pueden señalar algunas posibles causas.

En algunas personas su origen puede encontrarse en su sentido de supervivencia, es decir, forma parte de nuestro instinto de supervivencia, y en ocasiones algunas personas son extremadamente sensibles a este instinto y lo tienen muy desarrollado. En exceso. Lo que provoca esta fobia.

También, un carácter nervioso o inquieto puede que exprese este tipo de inseguridades o fobias.

Otros estudios recientes asocian la acrofobia con el oído interno y el sentido del equilibrio. Donde el síntoma es que todo permanece inestable a nuestro alrededor, las cosas se mueven, y necesitamos parar, frenar, y en ocasiones, tumbarnos. Son los llamados cuadros de vértigo. Aparece una disfunción que hace que la persona no confíe en su sentido natural del equilibrio. Lo que puede producir el miedo a las alturas.

Otra posible causa es el aprendizaje heredado en un entorno más cercano que puede provocar el miedo a las alturas. La mayoría de las manías se originan en nuestra niñez o adolescencia.

Por ejemplo, si la familia o allegados nos enseñan desde niños a trepar por una montaña o acercarse a un balcón, nos puede provocar caídas e incluso la muerte, y esto se repite muchas veces en nuestra vida, este mensaje acaba calando y se interioriza llegando a este miedo patológico.

A veces el aprendizaje se debe a una mala experiencia que se vive en un momento muy concreto de tu vida.

Situaciones traumáticas propias o de algún ser querido que estén relacionadas con la altura son otro posible detonante.  Perder una persona querida puede impactar durante tanto tiempo, que ese sentimiento negativo puede permanecer en nosotros, repitiéndose una y otra vez, cada vez que recordamos esas experiencias negativas y traumáticas en escenarios donde estuvo presente la altura.

Algún accidente en la adolescencia que queda grabado en la memoria puede provocar, con el paso del tiempo, que tener que montarse en un ascensor, meterse en un avión o asomarse por un mirador, genere una crisis de ansiedad, por el miedo de caer.

Cuando alguien se encierra en un pensamiento negativo, anticipándose a lo que puede ocurrir, le llevará a la autosugestión, y puede pasar de realizar una actividad con escaso riesgo, a vivir como si se tratara de algo muy peligroso.

No obstante, como he dicho, la mayoría de fobias tienen un origen multicausal. 

Y las formas o consejos para superar este problema, a continuación.

acrofobia

Cómo superar el miedo a las alturas

Aunque la acrofobia sea una de las fobias más comunes es curioso que solo un pequeño tanto por cierto de las personas solicita ayuda para intentar solucionar el problema.

Y cuando eso ocurre es porque ya afecta demasiado a la calidad de vida de una persona.

Vamos a ver cómo poder superar esos casos de miedo a las alturas.

Pero no a toda costa, y pensando que será flor de un día.

Hay que probar diferentes métodos y técnicas hasta conseguir el resultado deseado. Y esto llevará su tiempo.

Vamos a verlo desde un enfoque más generalista hasta uno más particular.

 Enfrentarse a la realidad 

No reconocer el problema no es la solución.

Hay que enfrentarse a lo que nos atemoriza, pero de una manera progresiva.

No podemos querer eliminar la fobia por arte de magia. No. Hay que ir paso a paso.

Y pensar con claridad es la mejor manera de enfrentarse a la realidad.

 Respirar profundamente 

Y seguir respirando.

Una fórmula clásica es controlar tu respiración. Que no se acelere tu pulso. Porque si puedes controlar las pulsaciones de tu corazón, vas a controlar el miedo.

No digo que sea sencillo. Pero de esta manera, permitirás a tu cabeza pensar, y no dejarte llevar por las emociones que llegan apelotonadas a tu cerebro.

Mientras ejercites, guarda unos segundos el aire y expira lentamente, y piensa en ese momento el valor que le das a ese miedo en una escala del 1 al 5, si lo pones abajo, poco a poco mantendrás la calma, no llegarán mensajes agresivos a tu cerebro y podrás pensar mejor para relativizar es miedo.

 No piense en el pasado 

Si has tenido alguna experiencia negativa, intenta olvidarla en esos momentos.

Piensa en otra cosa. Respira. Pero no traigas viejos fantasmas que no te van a ayudar. Porque lo dice la palabra, son fantasmas. Y te van a condicionar tu experiencia en ese momento.

Sigue dando un valor pequeño a ese miedo, recuerda tu escala, y no dejes que la ansiedad del pasado se apodere de ti.

Piensa en el futuro, te ayudará a conseguirlo.

 Tu mente debe saberlo. 

A veces, ante la perspectiva de que llega un momento en altura, tu mente puede estar predispuesta, es decir, a la defensiva.

Antes de llegar a ese momento, dirígete a un lugar alto que conozcas, siéntate, respira y disfruta de la experiencia. Se convertirá en un recuerdo del pasado que sí debes tener presente cuando te llegue el miedo, ¡cómo disfrutaste de esa experiencia!

Y para ello, has preparado previamente tu mente, programada para no dejarse llevar por las sensaciones.

 Antepón tu meta a tu miedo. 

Si te concentras en el objetivo, en cada paso hacia ese objetivo que tanto deseas, dejarás de pensar en el miedo. Pasito a pasito abres camino, y te olvidas del fondo, del trasfondo que es el vértigo que te produce el miedo.

Solo piensa que no hay nada hasta que no des otro paso.

Y así paso tras paso. Trabaja la mente en esa dirección.

 Motívate con el triunfo. 

Cuando hayas logrado pasar  un escenario que antes te provocaba miedo, disfruta de ese triunfo, y recuérdalo para la próxima vez que tengan que luchar contra esa sensación, utilízalo como motivación extra y motivo de superación personal.

Tienes que motivarte con tus propios triunfos. Y tus pensamientos deben ir encaminados en esa línea.

 Empatiza con tu entorno. 

Contar esas sensaciones o tus miedos a los demás, exteriorizar nuestras emociones te ayudará a liberarte de esa ansiedad que produce el creer que vas a dar una mala imagen cuando te llegue el momento de bloqueo.

Utiliza el entorno como una ayuda externa que va a empatizar contigo si les hablas sin miedo, nunca mejor dicho.

 Relaciónate con el estrés en tu vida cotidiana. 

Solo tienes que relajarte y concentrarte en la respiración.

Lo mejor es que utilices una respiración diafragmática. De esta manera lo que se consigue es relajarte usando el diafragma, que se encuentra por debajo de las costillas y por encima del estómago.

Cuando lo conviertas en un hábito, en el momento que estés en altura, solo tendrás que aplicar ese hábito interiorizado y con anterioridad a la posible llegada del miedo.

 Acepta tu miedo y no te sonrojes. 

Tener una fobia, y más un miedo a las alturas es algo muy normal.

No debemos sentir ningún tipo de vergüenza.

Admitirlo es el primer paso que te llevará por el buen camino, y ese camino es eliminar el miedo.

 Ir de menos a más. 

Otra forma de superar el miedo es hacerlo de manera progresiva. Vamos. Empezar con una altura controlada desde cualquier piso de una casa. Luego subir andando a algún mirador que puedas controlar. Luego subir a algún monte con un buen landscape (o paisaje) o pasar a media montaña.

Y así, de menos a más.

En cualquier caso, el objetivo es siempre parar, y mirar hacia abajo, hacia un lado, hacia otro. Hasta que tengas controlado ese escenario y pasar al siguiente.

Si lo haces acompañado mucho mejor, y siempre que no acudas a lugares peligrosos, o pasos expuestos, porque puede reavivar el miedo, la fobia.

 Visitar a un profesional para tratar la fobia. 

De esta manera podrás controlar mejor tus emociones, sensaciones y sentimientos.

Todo el trabajo previo antes de subir a un lugar que pueda provocarte miedo, servirá para eliminar asperezas en tu mente.

Concretemos en este último punto.

cómo superar el miedo a las alturas

Técnicas y estrategias para superar la acrofobia

A veces es necesario acudir con un especialista para recibir tratamiento para superar este problema.

Los profesionales, psicólogos o terapeutas, aportan técnicas y métodos eficaces para poder regular y superar la acrofobia.

La psicología clínica es la que se encarga de evaluar y tratar este tipo de problemas.

Entre estas técnicas y estrategias para identificar el miedo, y controlarlo, se encuentran las siguientes:

 Terapia cognitivo-conductual 

El psicólogo o terapeuta tiene que enseñarle técnicas de relajación para así controlar sus respuestas ante la ansiedad que le provoca el miedo.

Es lo que se llama psicoterapia cognitivo-conductual, y se basa en técnicas de relajación para conseguir llevar mejor estos momentos estresantes y otras situaciones similares. De esta manera se enfrenta de forma progresiva a esos escenarios donde la fobia aparece, y así ir superando el miedo en un ambiente controlado.

Por tanto, se trata de una terapia orientada cuyo objetivo es interiorizar en la persona que el miedo no es real, sino irracional.

 Técnica de Realidad Virtual o de la exposición 

Consiste en usar un equipo que simula un vuelo en avión, o estar a una gran altura.  Una vez dentro del equipo, se irá habituando a esas experiencias negativas y podrá ayudarse controlando su respiración.

El siguiente paso es ir varias veces acompañado con el psicólogo al avión o a un sitio con mucha altura.

La realidad virtual es una de las técnicas más utilizadas y efectivas a día de hoy. En unas cuantas sesiones, se pueden ver ya buenos resultados.

Se utiliza la técnica de la desensibilización sistemática que consiste en afrontar situaciones difíciles, primero a través de visualizaciones, y después, en situaciones reales.

A esta etapa se accede cuando se ha superado la etapa previa, lo virtual.

 La habituación. 

Es otro tratamiento para superar y controlar este tipo de fobias.

Consiste en poner en práctica constantemente la relajación. Cuando ponemos atención plena a nuestra respiración, con inhalaciones y exhalaciones lentas, nuestra mente y cuerpo se distiende y tranquiliza, se reduce la tension muscular, y así estaremos mejor preparados para enfrentar el temor a las alturas.

 Las técnicas paradójicas. 

Consiste en imaginarse la peor de las situaciones en un entorno controlado y después extrapolarlo a situaciones de la vida real.

 Terapia implosiva 

A la persona se le sitúa en la situación que le provoca el miedo y se le impide marcharse.

Es una de las técnicas menos recomendables si esa persona previamente no está preparada.

 Otras técnicas 

  • Técnicas de control de la activación fisiológica.
  • Técnica de los pensamientos relacionados con el miedo a las alturas.
  • Técnicas conducta para ir superando de forma gradual este miedo.
  • La hipnosis.

Conclusiones

Tienes miedo.

Tranqui. No pasa nada. El miedo a las alturas es una fobia común.

La buena noticia para las personas que lo sufren es que es perfectamente superable, y que existen muchas técnicas para ayudarlos a superarlo.

Pero hay que tener cuidado, porque alguna de estas soluciones que existen, en lugar de eliminar el miedo a las alturas, lo que consiguen es agudizar el problema.

Por ejemplo, evitar enfrentarse a las situaciones que producen el miedo, utilizar fármacos porque estar tranquilos paradójicamente nos pone más nerviosos, pedir ayuda a otras personas que no son profesionales de la materia y no te entienden, solo dará una sensación de incapacidad, aumentando más la propia inseguridad.

Acudir a un centro de psicología o a cualquier profesional de la materia, en cuanto los síntomas aparezcan, siempre será lo mejor.

Pero antes hay que admitir que padeces la fobia. Y después vendrá cómo superar el miedo a las alturas.

Por ahí hay que empezar… en ese orden.

El psicólogo o terapeuta puede acompañarte, pero la solución para superar esas situaciones siempre se encuentran en uno mismo. No lo dudes.

 

Esto es todo. Feliz día.

Te volveré a escribir.

Fer, con Alma Aventurera.

¿Te interesa la aventura en la naturaleza? Únete a la Adventureletter.

Historias gratuitas por email que inspiran y enseñan.
Ebook Aventura y Naturaleza, Fernando Camacho

APÚNTATE Y PASA A LA ACCIÓN

Responsable: Fernando Camacho
Finalidad: Colocarte un sabroso y nutritivo pez delante de tu boca, solo uno, sin opción. Porque si hay miles de peces, es fácil que termines sin comer.
Legitimación: Que quieras recibir ideas con potencial de prender, crecer y transformarse en nuevas ideas.
Comunicación de los datos: A nadie. Palabrita del niño Jesús.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido, y un café con leche de soja.

Más información en nuestra política de privacidad.

Deja una respuesta

Responsable » Fernando Camacho Peñin (servidor)
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Ionos (proveedor de hosting de aventuraynaturaleza.es) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Ionos.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
Información adicional »Puedes consultar información adicional y sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.