En este momento estás viendo 10 rutas del camino de Santiago que deberías conocer

10 rutas del camino de Santiago que deberías conocer

Sobre 10 rutas del camino de Santiago a realizar preferiblemente en septiembre u octubre.

Pero qué puede pasarte.

Que seas una de esas personas que llega al frío y deja de salir a la naturaleza.

Pasa bien el verano. Pasa el otoño. Y en el invierno pone el cartel de cerrado por vacaciones. Bueno. Cerrado por frío.
Y abandona cualquier salida. Deja de salir.

Lo entiendo. No voy a engañarte. No es lo mismo.
Más lluvia. Más heladas. Menos luz.  Más riesgos. Mayor equipo. Aumento del peso.

Pero no lo entiendo. Pasemos a la acción.

Antes de hurgar, y por si es de tu interés.

 

¿Te interesa la aventura en la naturaleza? Únete a la Adventureletter.

Historias gratuitas por email que inspiran y enseñan.
Ebook Aventura y Naturaleza, Fernando Camacho

APÚNTATE Y PASA A LA ACCIÓN

Responsable: Fernando Camacho
Finalidad: Colocarte un sabroso y nutritivo pez delante de tu boca, solo uno, sin opción. Porque si hay miles de peces, es fácil que termines sin comer.
Legitimación: Que quieras recibir ideas con potencial de prender, crecer y transformarse en nuevas ideas.
Comunicación de los datos: A nadie. Palabrita del niño Jesús.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido, y un café con leche de soja.

Más información en nuestra política de privacidad.

 

rutas del camino de Santiago

Camino de Santiago en septiembre y octubre

Pues eso.

Pero yo prefiero verlo desde otro punto de vista.

Cuando llega el otoño y bajan las temperaturas los colores de los bosques son inigualables.
La nieve produce un espectáculo soberbio.
El frío mejora el cutis de la cara. O eso dicen.
Y lo que te llevas a casa cuando vives una experiencia así.

Y el camino de Santiago en concreto, ni se masifica ni te llevas encima esas temperaturas extremas de verano.

Pero claro, no todo el mundo quiere visitar a Jon Nieve* más allá del muro.

*Un personaje de Juego de Tronos que tampoco anima mucho para convencerte a salir. Todo el día cubierto de hielo y rodeado de espectros mientras cuelgan carámbanos de las ramas de los árboles.

A ver, que me despisto.

Recupero. A lo que voy.

De película

Lo que noto en la gente cercana cuando cierra su temporada de caminatas y aventuras, y cuelgan el cierre por frío, es que se quedan como cojos.
No sé. Como huérfanos por dejar un tipo de vida que les mantiene activos. Vivos.

En estos casos yo suelo recomendar que trabajen esa temporada de frío, como esa debilidad a mejorar, y poco a poco saliendo. Sin miedo. Sin necesidad de ir hasta el muro.

Y una opción para empezar es escoger entre todas las rutas del camino de Santiago que existen, una.

Septiembre y octubre son de las mejores fechas. Sin demasiado calor y días aún medianamente largos.

Te digo una cosa por experiencia.
El problema no es la temperatura.
No. Podría ser, pero no.
El tema es no estar habituado a convivir con el frío y cuando aparece, aparece.

Y aparece una especie de caos. Una debilidad. Y cerramos.

No se trata de qué dura pueda ser la meteorología, sino de cómo de preparado estás para convivir con ella. Los hábitos.
Y terminamos.

Cuando llegue el frío, y antes de emprender este maravilloso mundo en la naturaleza, te propongo dos opciones a valorar:

Una.
Puedes encender la linterna esperando pacientemente a que venga Batman a salvarte con la primavera y el verano.
Aún quedan meses para ello.

Dos.
Puedes seguir con tu vida, salir en invierno, convertir un hábito aparentemente negativo en positivo, y descubrir otra aventura de las de verdad. Alguna de las rutas del Camino de Santiago que te voy a proponer.

¿Qué opción crees que tomaría Jon Nieve?

Otro ejemplo es mi primer libro “Subiendo España”, no aparecen ni Jon Nieve ni Batman. Pero sí un ermitaño, un guardia civil, una periodista y otros nombres propios que no entienden de estaciones y de no salir.

¿Qué opción vas a tomar?

100 metros

Esta semana pude ver la película “100 metros”.
Basada en hechos reales.

Sobre un tipo llamado Ramón que vive para el trabajo hasta que su cuerpo empieza a fallar. Diagnosticado de esclerosis múltiple, todos los pronósticos parecen indicar que en un año no será capaz de caminar ni cien metros.

Ramón decide entonces plantarle cara a la vida participando en la prueba deportiva más dura del planeta, demostrando al mundo que rendirse nunca es una opción.

Realmente esta historia no trata sobre esos 100 metros. Ni de esa prueba. Esta historia trata sobre un hombre al que le dijeron que no podía.

Vale.

Lo que te voy a contar ahora va de muchos 100 metros, y todos seguidos, de demostrar que se puede, y de conocimientos, de saber cuáles son las rutas jacobeas que existen.

Ya solo falta que alguien te diga “¡A que no puedes! ¡No hay huevos!”

Así es como se inician las mejores aventuras. Las más locas.

Como las rutas del camino de Santiago.

rutas del camino de Santiago

 

Las huellas del Camino de Santiago

El espíritu Jacobeo sigue vivo de alguna manera en todos los caminos marcados por las internacionales flechas amarillas que mantiene la motivación de caminar durante días o semanas hasta el final de la tierra.

Aunque el camino empieza en el propio camino, el viaje se inicia en los preparativos previos. Desde cualquiera de los rincones de donde venga cada peregrino.

Se habla de año santo Xacobeo o año santo compostelano cuando el 25 de julio, día de Santiago, coincide con el domingo. En estos casos, la peregrinación adquiere adquiere más importancia y el número de peregrino aumenta notablemente, sobre todo para realizar los últimos 100 kms que son necesarios si quieres adquirir la Compostelana o la acreditación oficial del camino de Santiago, en cualquiera de sus rutas oficiales.

El Camino de Santiago , declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, se convierte en una de las rutas de senderismo más importantes del mundo por el número de personas que acaban realizando parte del mismo, hasta alcanzar la plaza del Obradoiro, en Santiago de Compostela. O en unas etapas adicionales alcanzar el Cabo de Finisterre, conocido como el fin del mundo.

En los meses de mayor afluencia, los albergues están llenos, bares y restaurantes abarrotados y el camino es un fluir de personas con un objetivo común. Por eso es conveniente elegir bien el camino, y otras posibles alternativas jacobeas para disfrutar de esta gran aventura.

Diez rutas del camino de Santiago

Recuerda que se trata de una aventura muy personal, cada uno la suya, pero el destino es el mismo siendo el objetivo particular diferente.

Aquí las 10 rutas jacobeas, siendo los meses de septiembre y octubre los mejores para lanzarse a este reto de reconocimiento mundial.

1. El Camino Francés es el Camino.

 De Roncesvalles a Santiago de Compostela. 780 kms. 30 etapas. 

Donde salían peregrinos hacia un lujar incierto y lejano, atravesando los Pirineos, como quien se dirige a a las tierras de Mordor sin saber su destino. El inicio desde Roncesvalles es ya una pista de la diversidad de contrastes que vamos a encontrar en este camino.

Es el más conocido y concurrido de todos los Caminos de Santiago, con una gran diferencia en el número de peregrinos (más del 85% del total) respecto a los otros Caminos. La masificación es su mayor inconveniente. También porque es el punto de conexión con la mayoría de las vías de peregrinación europea.

Pero el números de caminantes se reduce si el tramo que has elegido parte tan lejos de Santiago de Compostela, desde este pequeño pueblo del Pirineo navarro. Mucho de los peregrinos eligen la parte final del recorrido, por falta de tiempo, de fe, o de preparación física, para poder llegar así a Santiago, pernoctando previamente en el mítico albergue de Monte do Gozo, siendo el último paso la calle de San Lorenzo en el casco viejo de esta ciudad gallega.

2. El Camino Primitivo.

 De Oviedo a Santiago de Compostela. 321 kms. 14 ó 15 etapas.   De Oviedo a Melide. 258 kms. Unas 12 etapas 

Es el Camino de Santiago que desde Oviedo se dirige a Compostela por el interior de Asturias y Galicia.

A la entrada de Galicia por Lugo, donde el itinerario vira al suroeste en dirección a Compostela para enlazar con el Camino Francés en Melide.

Este camino ha ganado en los últimos años un gran prestigio en el mundo jacobeo, gracias a sus paisajes, a su cierta dureza y a la aún moderada afluencia de peregrinos.

Es el reencuentro con el inicio de las peregrinaciones antes del reconocimiento a nivel mundial del santuario gallego. Y no creas que es una fácil caminata, te recomiendo estar en buena forma para llegar en condiciones a Santiago sin sufrir lesión alguna.

Es un reto con los desniveles acumulados que nos vamos a encontrar en la cordillera cantábrica. Pero tiene su recompensa, por sus peculiares paisajes y porque es uno de los caminos menos frecuentados. Seguramente su dureza sea una de las causas.

Combina zonas montañosas poco pobladas, con pueblos autóctonos, y con paisajes que se quedan en el recuerdo, sin apenas pasar por urbanizaciones, lo que le otorga un encanto único.

Además, tiene su vínculo con el Camino de San Salvador, que une León y Oviedo.

3. El Camino del Norte.

 De Irún a Santiago. 820 kms. 34 etapas. 

Es casi el más largo de los caminos que llevan a Santiago de Compostela. Después de la Vía de la Plata. Recorre la costa cantábrica desde Irún hasta Ribadeo pasando por las principales poblaciones del norte de España.

Menos masificado, buena señalización pero la infraestructura de servicios para el peregrino es la misma que en otros caminos.

Una ruta de inigualable belleza que combina mar y montaña, aldeas con pueblos y poblaciones. Aunque es un itinerario duro técnicamente hablando. Los perfiles de las etapas son subidas y bajadas, lo que se llama rompepiernas. Sin excesiva altitud pero el paso de un valle a otro requiere una costumbre en el arte de la caminata, la mochila y el saber sufrir. Te recomiendo igualmente mirar la meteorología, para elegir unas buenas fechas donde las precipitaciones no sean una constante.

Apostar por este camino es equivalente a vivir una gran experiencia que no vas a olvidar.

4. La Vía de la Plata

 Desde Sevilla hasta Santiago. 963 kms. 38 etapas. 

O Camino de la Plata. Es el más importante Camino de Santiago desde el sur peninsular. Hoy en día se considera Sevilla como la ciudad de inicio. La infraestructura de albergues es buena, pero hay largas etapas que no cuentan con poblaciones para conseguir alimentos, hidratarse, o simplemente hacer una parada. Uno se siente solitario y en ocasiones quiere renunciar, sobre todo en verano, con temperaturas muy elevadas.

¡Y ojito!

Que pasa por mi pueblo, Granja de Moreruela (Zamora), donde se desdobla para seguir por el Camino Sanabrés, la extensión más característica de la Vía de la Plata.

La primavera y el otoño es la mejor época para afrontar este camino y no padecer en el intento.

rutas del camino de Santiago

5. El Camino de Santiago de Madrid.

 De Madrid a Sahagún. 323 kms.  12 ó 13 etapas. En Sahagún enlazar con el Camino Francés 

Es una ruta con mucho por descubrir. Con una señalización reciente, en los años 90. Con indicaciones para los cicloturistas, otra especialidad muy recurrida en el Camino de Santiago.

Une la capital de España con el Camino Francés a la altura de Sahagún, pasando por Segovia y Valladolid.

Cruzaremos el parque nacional de Guadarrama por el puerto de la Fuenfría, el techo de los caminos jacobeos en España. Es un camino lleno de atractivos, diferentes, para hacerlo en solitario o en compañía, bien señalizado, donde el número de atrevidos caminantes crece año tras año.

6. Camino de Levante.

 Enlaza Valencia con Zamora. 840 kms. 27 etapas. 

A través del interior de Castilla-La Mancha y Castilla y León, cruza la península en un largo y reflexivo recorrido que parte de los puertos del mediterráneo, paisajes de huertas, campos de naranjos y bastantes poblaciones.

Pasa por 5 comunidades, y enlaza el este con el noroeste español, el mar mediterráneo con el océano atlántico. Una ruta que no es la más frecuentada pero puede que encaje con tus pretensiones de evitar la masificación en busca de una soledad deseada.

En Zamora, hay dos opciones. Llegar a Benavente y enlazar el Camino de la Vía de la Plata hasta Astorga, o coger el Camino Sanabrés desde Granja de Moreruela hasta Santiago de Compostela.

7. Camino de la Lana.

 Desde Alicante a Burgos. 620 kms. 23 etapas. 

De las rutas más antiguas dentro del territorio español. Por ser un camino dedicado a la trashumancia.

Es el Camino de Santiago que une Alicante con Burgos, donde enlaza con el Camino Francés. Sigue antiguas veredas vinculadas a la ganadería y al comercio, en especial al de la lana.

Es un camino bastante desconocido y pocos caminantes optan por ella. Y menos en verano, donde las altas temperaturas de la zona hacen más complicado el peregrinaje.

En cuanto a la infraestructura, es realmente escasa, sin albergues ni servicios para el peregrino durante el recorrido. Es más una aventura donde tienes que ir salvando días, eligiendo las mejores opciones según la etapa.

A pesar de ello, si quieres descubrir uno de los grandes itinerarios jacobeos españoles que todavía están intactos en cuanto a las rutas hacia Santiago, esta es tu mejor opción.

8. El Camino Catalán.

 Monasterio de Montserrat a San Juan de la Peña. 325 kms. Unas 14 etapas. 

El Camí de Sant Jaume es la primera posible entrada al Camino de Santiago si vienes desde el sur de Francia o desde Italia.

El Camino Catalán conecta con el Camino Aragonés procedente del puerto de Somport y la ciudad de Jaca, y continúa el peregrinaje hacia Santiago por el Camino Francés.

Buena elección si quieres atravesar la comunidad catalana de norte a sur partiendo desde el Monasterio de Montserrat, con una buena infraestructura y señalización.

9. El Camino Mozárabe.

 Desde Granda a Mérida. 414 kms. 14 etapas 

Es una de las rutas secundarias más importantes del sur para enlazar con el Camino de Santiago.

Este conjunto de caminos en Andalucía, se pueden iniciar desde Málaga, Jaén y Almería; y se unen en Baena, enlazando con la Vía de la Plata a la altura de Mérida.

Estos caminos han sido recuperados recientemente y cuentan con una cierta infraestructura en cuanto a alojamientos. Sus jornadas no son excesivamente largar y los campos de olivos son una tónica habitual en el recorrido.

Evitar la época de verano donde el calor en el sur es extremo en ocasiones.

10. El Camino Portugués.

 Lisboa hasta Santiago de Compostela. 615 kms- 26 etapas. 

El Camino Portugués es el segundo más popular de los caminos que conducen a Santiago. Porque es relativamente sencillo, cuenta con todos los servicios, y los albergues abundan.

Existen dos posibles vías.

El que va por la costa, que entra en tierras gallegas por A Guarda, y se puede acceder igualmente desde Oporto. Enlaza en Redondela con la otra vía central que accede a Galicia por Tui y sale desde Oporto. La más concurrida de las dos.

Y esto es todo por ahora, como ves, opciones hay muchas.

Ahora solo falta una cosa, elegir una de estas rutas del camino de Santiago, y ponerle fecha.

¡A QUE NO HAY HUEVOS!

 

Esto es todo. Feliz día.

Te volveré a escribir.

¿Te interesa la aventura en la naturaleza? Únete a la Adventureletter.

Historias gratuitas por email que inspiran y enseñan.
Ebook Aventura y Naturaleza, Fernando Camacho

APÚNTATE Y PASA A LA ACCIÓN

Responsable: Fernando Camacho
Finalidad: Colocarte un sabroso y nutritivo pez delante de tu boca, solo uno, sin opción. Porque si hay miles de peces, es fácil que termines sin comer.
Legitimación: Que quieras recibir ideas con potencial de prender, crecer y transformarse en nuevas ideas.
Comunicación de los datos: A nadie. Palabrita del niño Jesús.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido, y un café con leche de soja.

Más información en nuestra política de privacidad.

Deja una respuesta

Responsable » Fernando Camacho Peñin (servidor)
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Ionos (proveedor de hosting de aventuraynaturaleza.es) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Ionos.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
Información adicional »Puedes consultar información adicional y sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.