En este momento estás viendo Diario de un aventurero

Diario de un aventurero

Aventurero y es diciembre.  Y no lo digo yo.
Mi calendario dice que es 2021 y diciembre.

No dice que yo sea Zalacaín el aventurero.

Ni Jeremiah Johnson.

Ni el propio Maxi el aventurero.

Pero que me gusta la aventura eso lo digo yo.

Y los adventurers.

Quiero salir. Busco la Vida. Necesito estar libre.

Buscar mundo por google. Complicarme la vida. Solventar problemas.

Quiero destinos. Proyectos. Retos.

Sentirme vivo.

Saborear momentos, experiencias y sensaciones.

Por eso me gusta tanto la aventura. Y me considero aventurero.

Ni montañista, ni peregrino, ni deportista. Adventurer.

Empecemos a hurgar.

¿Cómorrrr??

Pero antes de seguir, pienso que esto también puede ser de tu interés.

 

Subiendo Epaña es mi primer libro. Descarga una muestra

Aquí para suscribirte a “La AdventureLetter”, la newsletter de naturaleza que hace pensar

Aquí si quieres leer las últimas historias enviadas en La Adventureletter

 

Empecemos a hurgar.

Ser Aventurero

Mi calendario también me avisa de “Enviar Post en AyN”.

Eso significa preparar el artículo para Aventura y Naturaleza.

Eso significa que debo encender la vela.

Y poner música. De esa que sirve para entonarse. Sin letra.

Y así…como en modo pensar.
Darle al coco. Darle al mambo.

El Soplo, mi pez naranja, se ha dado cuenta.
Me dice que a ver si esta vez cuento algo interesante.
No aguanta que le atufe con el incienso.
Yo tampoco le hago mucho caso.

Y voy al lío.

Esto de hoy va de un error. En la naturaleza.

—Tshhhhhhh. Es secreto.

Porque de vez en cuando me pasan cosas así.

LAS TRAMPAS DEL APARCAMIENTO

(Ojo, lección de las que no suelen explicar en una formación).

¡Trampa, trampa…trampa del aparcamiento! ¡Qué dice este!

…y en la naturaleza.

…en el corazón de la montaña.

 

Que sí. Que no me equivoco.
Todo tiene sentido.

Es uno de los errores que se suele cometer cuando sales en otoño.
Y en invierno mientras no sea invierno de verdad.

Es una de las mayores memeces que he hecho en mi vida.

Como aventurero y como ser humano con pies y cabeza.

Te cuento.

Diario de un aventurero

Te pongo en situación.

08.06 hrs. Por fin llego al aparcamiento. Qué ganas tengo de empezar. Piernas anquilosadas. Siento la mente como oxidada. Necesito oxigenarla cuanto antes.

08.16 hrs. Valientemente bajo del coche. Eso no quiere decir mucho. Temperatura agradable para la hora que es. Y luce el sol. Estoy de suerte. Siento tener el control sobre todos los detalles de esta aventura de hoy. Me siento aventurero.

08.35 hrs. La mochila pesa un poco. Conozco la ruta. Debería llegar antes de la hora de comer. Un par de cervezas y a casa. Creo que lo mejor es sacar el forro de la mochila. Me quedo solo con el cortavientos. O no. Espera. Dejo el cortavientos, hace sol. Me llevo el forro. Pero…y si hace frío en las faldas de la cumbre. Sí. Tienes razón. No va más se escuchaba, dijo el crupier, hagan juego. Pues nada, me quedo con la idea original. Cortavientos. El forro al maletero.

09.34 hrs. Acabo el café. Calentito en aquel bar a nadie se le ocurre salir ahora a patear. Lo hago. Con el cortavientos. El forro se queda dentro del coche. El del parking. El de la trampa.

12.27 hrs. Hoy he subido alegre. Más bien rápido. Arriba se han puesto las nubes. Paro a tomar un poco de agua. Me relajo con las vistas. Me relajo demasiado. Es lo que tiene llevar un libro encima.

13.35 hrs. Sigo relajado. Me quedo frío. Vaya. No traje el forro. Empieza a hacer más frío. Y gotea. Siempre me pasa lo mismo. Siento que pierdo el control del proceso. De la aventura. Menos mal que hoy no llegaré tarde.

17.25 hrs. En una hora anochece. Y aún no he llegado. Menos mal que traje el frontal. Ahhhh, no. Que lo dejé en el coche. Quién iba a pensar que hoy podría perderme. Y además pesa mucho, 100 gramos. Ocupa una barbaridad. Menos que una cartera.

A ver.

El secreto de Rhonda Byrne

Y aquí la ley de la atracción que te explican en el libro El secreto no sirve. Que a través de la visualización puedes atraer lo que quieras. Mentira. Ya no voy a atraer ni el forro. Ni el frontal. Ni nada del coche. En fin.

Pues esto lo que pasa en ocasiones.

(A ver, que esto es verdad, que muchas veces no pasa, sí, pero porque tuviste suerte).

Y es uno de los errores más habituales practicando senderismo.

Trekking.

Montañismo.

Alpinismo.

O un simple rulo por las ericas del pueblo.

Se puede aplicar a otro tipo de materiales:

Dejar los crampones porque no habrá nieve.
O los minicrampones por el porsi.
O dejar una botella de agua porque con la pequeña me vale. Y todo así.

Guía del aventurero

Ahora bien.

Para tu guía del aventurero, apunta las primeras conclusiones del artículo de hoy.

Cosas que este post sí dice:

  • A veces el peso es insignificante en relación a lo que puede solventar.
  • En invierno, el de verdad, este error no se comete porque sales con todo. Como para andar con tonterías.
  • Te lo juro. Que hay un tipo por ahí que escribe por email diciendo que uno de los problemas en la naturaleza está en el propio parking.

Cosas que este post no dice:

  • Tener un buen coche y mucho dinero no cambia el paradigma de la trampa del aparcamiento.
  • Este error lo cometo yo. Pero no soy el único.
  • Calculo que las probabilidades de que me vuelva a ocurrir son 73 a 1. A favor. De que me ocurra.

A este post hay que añadirle dos últimas variables:

a) Que no tengas coche. El paradigma cambia completamente. Nunca caerás en la trampa. Enhorabuena.

b) Que no te interese salir en otoño, ni en invierno. Un problema menos.

… y un final.

Si quieres ser una persona aventurera.

¡Ojo!

Me refiero a lanzarte a la aventura de viajar a la naturaleza en cualquiera de sus formatos.

A salir de esa zona tan manida actualmente llamada de confort. Pero que existe ciertamente. Quién no cae en ella. Es muy fácil.

¡Ojo!

Si dices Aventura es decir siempre sí ante la propuesta más loca. Sino, quién explica que haya pasado una nochevieja en Siberia, al lado del lago Baikal, a menos 40 grados. No tiene lógica. Es que dije sí, y luego cuando lo pensé ya era tarde.

¡A menos 40 grados y con vodka! ¡Qué locura!

El aventurero es soñador, pero a su vez es realista. Lo que busca es lo no habitual, y como ve una posibilidad de conseguirlo, el sueño lo transforma en realidad.

Se buscan la vida. Nunca mejor dicho. Pero si te quieres venir conmigo la próxima nochevieja empieza a moverte porque no encontrarás muchas ayudas. Si te cuento lo que me costó sacar el visado para Siberia, vas a flipar.

Lo malo se convierte en bueno. Y lo bueno en mejor. Si pasan cosas que no van como esperamos, lo revertimos para sacar conclusiones de esos posibles errores. Y si son cosas buenas. Se relativizan. Porque sabemos que hay cosas aún por descubrir.

Porque ese alma aventurero y joven no te lo puede quitar nadie.

En fin.

 

Ya es tarde.

Me pongo el pijama.

El Soplo, el pez naranja que vive conmigo, dice que ni tiene coche ni le interesa el tema ni se lo va a leer.
Le doy de comer.
No es fácil trabajar así.

Por cierto, no hay ningún Secreto.

Nada es magia, por mucho que lo diga un libro.

O eres aventurero o no lo eres.

Nos vemos en la próxima, hurgando nuestro intelecto.

El de la aventura.

Besos y abrazos.

 

Esto es todo. Feliz día.

Historias que inspiran… y enseñan.

Te volveré a escribir.

IG: @fer_alma_aventurera

 

PD. Aquí mi primer libro, muy ilusionado. Va también de Historias. 52 historias despeinadas de trekking sobre un proyecto en montaña basado en hechos reales.

Aquí solo si te ha gustado este artículo y quieres recibir la newsletter de naturaleza más divertida en internet: La AdventureLetter

Deja una respuesta

Responsable » Fernando Camacho Peñin (servidor)
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Ionos (proveedor de hosting de aventuraynaturaleza.es) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Ionos.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
Información adicional »Puedes consultar información adicional y sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.