En este momento estás viendo En busca del Stay Alive

En busca del Stay Alive

[Intro]

No sé si es porque hizo un día precioso de sol.
O porque llevábamos mucho sin juntarnos.
O por lo que había pagado por esos dos cubatas. En vaso de sidra.
Pero un colega reflexionó sobre el buen rato que estábamos pasando.

Me dijo.

-Joder, macho (así se hablaba antes de pandemia).

¿Te imaginas una de estas todas las semanas?

Lo primero que pensé es que una así todas las semanas no lo veo.
Por mi salud. No porque no me lo pasara bien.

Es un buen amigo. De buenas conversaciones.

Lo segundo fue acordarme de un email que tenía medio escrito.

Y que me animó a pasarlo a la web.

……..

Antes de seguir, puede que todo esto también sea de tu interés.

 

Subiendo Epaña es mi primer libro. Descarga una muestra

Aquí para suscribirte a “La AdventureLetter”, la newsletter de naturaleza que hace pensar

Aquí si quieres leer las últimas historias enviadas en La Adventureletter

 

Empecemos a hurgar.

Stay Alive

Sé consciente

Te cuento.

Suelo guardar muchas anotaciones que las voy madurando hasta que llega el momento.

A veces ni las maduro, sino que hay una señal que te avisa que llegó su hora.

El comentario de mi colega es una de esas señales.

Que el tiempo pasa lo sabemos. Sí macho, es así.
Que el tiempo no perdona, eso siempre me lo ha dicho mi madre. Antes le entendía menos.
Que la salud y el tiempo son nuestros peores enemigos, la pandemia lo sabe.
Que el tiempo no pase en balde tiene que ser nuestra verdadera misión.

El objetivo diario. La afronta que tenemos por delante.

Y es cuando mi colega pidió la segunda ronda. Con eso de que yo había pagado la primera.

¡Buen argumento, sí señor!

Empezó el camarero a colocar cardamomos y cositas de esas.

Tampoco me parecieron mal todas esas mierdas en la copa, había que saborear bien ese momento.

Otra señal para ese email medio escrito que pasé definitivamente se ganó su puesto en este blog.

A lo que iba…

Que lo importante es ser consciente, que da igual lo bueno que parezca algo que con el tiempo dejará de parecértelo.

Y si no lo sabías, te lo digo yo.

Un ejemplo bien sencillo.

La primera cucharada de tu plato favorito sabe a gloria, tómalo todos los días y dejará de serlo.

Tocado y hundido.

Stay Alive

En la Vida secreta de Walter Mitty, se describe a un tipo que se imagina que es protagonista de grandes aventuras.

Y un día los sueños se hacen realidad. Empieza a vagar de aventura en aventura.

Porque esto es lo bueno que tiene la aventura.
Ser aventurero.
Tener alma aventurera.
De estar metido en el turismo de aventura.
En la vida de naturaleza.

Que no hay plato favorito. Que hoy estás aquí, mañana estás allá. Que hoy haces una ruta de trekking (o senderismo) en la sierra de Guadarrama, como mañana estás haciendo barrancos en Pirineos. O coronando el Veleta en Sierra Nevada. O pasando la nochevieja en Laponia. O en tu pueblo, que es otra aventura.

O mismamente tomando un gintonic con un amigo, aunque tú seas más de Whisky. Aventura tras aventura.

Hay una sola moraleja, conclusión, lección de esta reunión de colegas con resaca.

Que apuestes por ser consciente sobre el buen rato que estés pasando.
Cuando eso esté pasando. Tampoco te engañes.
Comprendiendo que la vida funciona por corrección.
Que no hay una línea recta.
Eso hará que te atrevas más y te atrevas mejor.
En busca del stay alive (Estar vivo).
En busca de tu aventura.

Por cierto, Stay Alive es la canción de la banda sonora de esta película.

De la vida secreta de Walter Mitty.

Dirigida por Ben Stiller en el año 2013.

Y que debes apuntar en tu debe si no lo has visto aún.

Juega al juego

Ahora bien.

Intentamos jugar a este juego, pero no lo  hacemos del todo bien.

Con demasiada frecuencia ocurre que los instantes más especiales de nuestra vida pasan.

Y lo peor, no suelen venir de vuelta.

La segunda mala noticia.
Pasan sin que los gocemos suficientemente en el momento preciso.

Solo se valoran por completo en la fase del deseo previo o del recuerdo posterior.

El deseo previo.
Porque es deseo.

Y dura eso, lo que dura ese intervalo del deseo.

Porque supongo que a ti también te ha ocurrido, estar imaginando durante meses ese fin de semana o ese viaje -cómo será, que si tendré buen tiempo, qué haremos- y de estar pensando tanto, quizás el resultado es decepcionante.

Y eso en todas las facetas de la vida.

¿Y por qué ocurre?

Nos pasa por querer cargar tanto un árbol como si fuera el de navidad, y de tanto adorno y figuritas, acaba torciéndose.

Y la otra parte. El recuerdo posterior.

Ocurre al revisar los momentos realmente intensos que has vivido en determinado proyecto.

Aquí se valoran esos instantes especiales al advertir que no fuiste en verdad consciente de ello.

O no los disfrutaste lo suficiente cuando estaban ocurriendo.

Intensidad de una aventura: Tres partes.

Supongo que como seres humanos, los de Sapiens, estamos programados para darle un sentido a las cosas.

Lo que pasa es que en ocasiones cuando le queremos dar sentido ya es tarde.

Personalmente.

Cuando doy el primer paso hacia una aventura determinada, aprovecho tres tipos de momentos para reflexionar profundamente sobre el sentido del objetivo al que me dirijo.

Por eso divido la aventura en tres partes de intensidad:

(1) El tiempo desde que empiezas a prepararla.
Es una de las sensaciones más especiales que se pueden experimentar.

(2) El viaje que va desde la salida de casa hasta que empieza el proyecto.

Pero por la propia inercia y euforia de los acontecimientos dejamos pasar como algo normal.

(3) Y el inicio efectivo de la actividad.

Que es cuando viene lo que no sabes bien.

Y contar con lo inesperado es lo que hace más interesante la vida. A veces.

 

Miqui Otero tiene una frase que dice esto:

Las cosas nunca van bien del todo, pero no van mal cuando eres capaz de imaginar que irán mejor. 

Así que me imagina que irán mejor.

Yo tengo otra frase. Por no quedarme atrás del todo.

Recuerda que la culpa no es del árbol.
Sino de nuestros deseos, por cargar ese árbol de todo lo que queremos que llegue pero aún no ha llegado.

Ahora, dale unas vueltas, y piensa si estás viviendo en un Stay Alive.

Haz los ajustes.

Y vete en su busca.

 

Esto es todo. Feliz día.

Historias que inspiran… y enseñan.

Te volveré a escribir.

IG: @fer_alma_aventurera

 

Aquí mi libro “Subiendo España”, 52 historias despeinadas de trekking sobre un proyecto en montaña basado en hechos reales.

Aquí solo si te ha gustado este artículo y quieres recibir la newsletter de naturaleza más divertida en internet: “La AdventureLetter

Deja una respuesta

Responsable » Fernando Camacho Peñin (servidor)
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Ionos (proveedor de hosting de aventuraynaturaleza.es) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Ionos.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
Información adicional »Puedes consultar información adicional y sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.