En este momento estás viendo Aludes y avalanchas – Lo que tienes que saber

Aludes y avalanchas – Lo que tienes que saber

Los aludes de nieve constituyen uno de los mayores peligros de la montaña invernal.

Si subes montañas, cuanto más altas más boletos tienes.
Si no subes montañas, pero andas por los alrededores también tienes opciones.

Son mínimas. Escasas.

Pero hay boleto también.

Si no te mueves del sofá, el único boleto es a ver cuánto aguantas sin levantarte al frigorífico.

Lo normal es que en cualquier caso NO OCURRA NADA.

Pero como dijo Reinhold Messner las montañas no son justas o injustas, simplemente son peligrosas.

Por eso:

Cuanta más experiencia, mejor.
Cuanto más conscientes del peligro, mejor.
Si más preparados, mejor.
Y más conocimientos, mucho mejor.

Hasta aquí. Ok.

Antes de seguir, puede que todo esto también sea de tu interés.

 

Subiendo Epaña es mi primer libro. Descarga una muestra

Y al final del artículo, la Adventureletter, historias que inspiran y enseñan.

 

Empecemos a hurgar.

Aludes de nieve

Cómo prevenir el riesgo de aludes y avalanchas

Estos son algunos consejos para prevenir la posibilidad de una avalancha, o una alud.

Uno.

Las placas de hielo se distinguen de la nieve próxima porque al deslizarse sobre estas placas suena a hueco, y a veces agrietamiento en el terreno.

Consejo: Salir cuanto antes de esa zona.

Dos.

Informarse antes de salir sobre las zonas donde puede haber mayor exposición a una avalancha. Por ejemplo, en la sierra de Guadarrama, son propensas a la altura de la cumbre de Peñalara. Pero no así en la zona de la Barranca o la Pedriza.

Consejo: Siendo conocedor de las condiciones meteorológicas, con esa información podrás evitar, o en su caso rodear el riesgo de alud.

Tres.

Siempre que sea posible, subir y bajar por la línea de máxima pendiente para después deslizarse ladera abajo.

Consejo: Evitar trazar muchas zetas, o zigzags. Lo contrario a lo que se hace en la época de primavera o de verano.

Cuatro.

No pasar por las zonas de máxima convexidad. Es donde cae todo lo que se acumula pendiente abajo.

Consejo: Lo convexo tiene la forma del exterior de una taza. Quiere decir, que no transites por el fondo de la taza.

Cinco.

En las crestas, las cornisas son indicadores de placas de viento, y por tanto de falsos techos, y en consecuencia, posibilidad de avalancha.

Consejo: No acercarse al alto de las cornisas y mucho menos hacerse un selfie en las laderas más expuestas.

Seis.

Si no hay más opción que atravesar una zona insegura, o un paso en el cual no confías, hacerlo siempre por las partes más altas de las pendientes.

Consejo: Mejor hacerlo de uno en uno y en sentido descendente.

Aludes de nieve

Nociones imprescindibles ante una avalancha

Cuando un inmenso ruido te envuelve.

Y de manera gradual te va moviendo como cuando estás sobre una ola en el mar.

Con frío. Sin control. Y sobre un manto blanco.

Tienes muchas posibilidades de que te haya alcanzado una avalancha.

Y estos son algunos consejos para salir felizmente ileso.

Unos son para el ANTES.

La primera norma es prevenir. Si pasamos una zona de nieve que nos plantea dudas, lo mejor es dejar suelto todo lo que llevemos a mano (mochila, bastones…). Para desprendernos de todo ese material cuanto antes, que no moleste ni empeore la situación, y aparte poder dejar así señales para la búsqueda.

Si ya nos hemos visto implicados en un alud, corre siempre hacia los laterales donde puedas evitar la franja expansiva del alud.

Si ya estás sobre la avalancha, ejecuta movimientos de natación, como si estuvieras practicando croll en la piscina. Con el objeto de mantenerte siempre arriba lo más arriba posible.

Siempre en diagonal y buscando un punto de sujeción como puede ser un árbol, o una buena piedra.

Si la velocidad del alud es considerable, es mejor dejarse llevar un descenso directo, si la zona donde nos encontramos lo permite.

Que no entre nieve por la boca. Evitar bloquear las vías respiratorias. O cierras la boca o intentas subirte el pañuelo (o la braga, o el fular) si lo tienes colocado en el cuello.

 

Y para el DESPUÉS.

La avalancha ya está detenida. Estás a solar con ella. Nadie más.

Estos son algunos consejos:

  • Saber en qué posición nos encontramos para conocer al menos una dirección donde buscar la salida o pedir la ayuda. Recuerda que estarás bajo un gran manto de nieve, dependiendo la intensidad del alud.
  • Con los brazos y las piernas, y los movimientos que nos permita hacer, crear un espacio a nuestro alrededor que impida estar bloqueados, y poder también respirar sin demasiadas dificultades.

 

Pautas básicas para un rescate

Lo más importante es el tiempo en solicitar ayuda y llevar a cabo el rescate.

Y alineado a este punto es determinar con la mayor exactitud posible en qué zona puede estar el accidentando. Cuanta más concreción mucho mejor.

Es necesario cerciorarse de que no vayan a producirse más avalanchas de nieve, o riesgos de aludes, o que tenga continuidad en el que nos encontramos.

Fijar el punto donde se pudo ver al accidentado antes de la avalancha, iniciar la búsqueda y pedir ayuda a protección civil o al 112.

Todo estos pasos con la MÁXIMA CELERIDAD POSIBLE. El tiempo es oro. Es clave.

Cuando pidas ayuda, que sea un mensaje corto pero claro: Identificación, personas que había, cuántas han desaparecido, climatología actual, zona dónde te encuentras.

Reunir todos los objetos que puedan estar esparcidos por la nieve para ser localizados y saber concretamente la zona donde iniciar la búsqueda.

Y que la búsqueda sea organizada y desde arriba hacia abajo. Es más fácil descender y agiliza el proceso.

Aludes de nieve

Riesgos de aludes: Más cosas a saber

  • Hay sistemas específicos de búsqueda (El arva, la sonda, la pala…) que se pueden utilizar si te encuentras entre montañeros experimentados o guías de montaña con los aparatos correspondientes.
  • Saber de primeros auxilios siempre es conveniente, para ayudar a cualquier accidentado antes de que acudan los equipos profesionales de socorro.
  • Es conveniente siempre recordar las señales de socorro en montaña, para ser localizados.
  • El ARVA es un aparato emisor y receptor que nos permite localizar y ser localizados por una persona que lleve otro similar, y sobre todo, sepa utilizarlo.
  • La época de sol, frío y nevadas ocasionales son propensas para las avalanchas y los aludes de nieve. Si no lo ves claro, un paseo por el campo también oxigena y libera la mente.
  • Es importante conocer los datos del viento y el aire en los partes meteorológicos que suelan utilizar. O en la propia estación de esquí. Son otra causa del riesgo de alud de nieve.
  • Si pasas por un manto de nieve, con un color como blanco mate, y además chirría al pasar por encima, ojo, es posible que estés sobre una capa a punto de romper: Hay que dar marcha atrás.

Aludes de nieve: Clases

La división de avalanchas y aludes de nieve depende de varios circunstancias, pero una clasificación podría ser de tres tipos:

De nieve polvo. Son de nieve caída recientemente. Se producen durante o en un breve espaci0 después de las nevadas. El problema es que al tratarse de pequeñas nevadas no acaba de formarse una fuerte cohesión en la capa. Muy habitual cuando salen los esquiadores para aprovechar la caída de ese manto, pero no tanto para jugar con la nieve ya que suele tratarse de una nieve reciente que se hunde fácilmente al abrir huella.

Se suelen dar con pendiente muy pronunciada ya que aún la nieve no está formada.

En cuanto al efecto del alud, su velocidad de desplazamiento es alta, no muy voluminosos pero con una fuerte onda expansiva.

De fusión. Más habitual en la primavera. El efecto se produce por la subida de las temperaturas, algo de lluvia o una prolongación solar durante varios días, lo que hace que la estabilidad de las capas de nieve disminuye y su cohesión interna. Se localizan en un punto y puede llegar a grandes proporciones, con una nieve que es densa porque procede del invierno.

Suelen producirse a media mañana y más cerca de montículos de roca ya que la piedra se calienta antes que la nieve, y todo actúa en cadena.

De placa de viento. O de rehielo. O aludes de placa. Son las avalanchas de alta montaña. Las de verdad. Las que dan más miedo. No las ocasionales de primavera, ni las que vienen de cambios climáticos inesperados. No. Son los aludes de nieve que provocan mayores accidentes, y mayor mortalidad. Y se dan con temperaturas bajas.

La rotura de una placa en toda su formación y recorrido es lo mas peligroso en alta montaña. El problema es que toda la placa se fragmenta y empieza a deslizarse con un gran espesor, debido a la sobrecarga de la nieve, y un ancho que puede alcanzar mucha distancia, a veces impensable.

Algunas pistas de su inmediatez es que haya habido viento o aire los días anteriores u horas previas.

Las cornisas que se formar en las partes altas son otro aviso del peligro si se cumplen los otros factores determinantes de un riesgo de avalanchas de nieve.

En otros casos, un alud de nieve puede también llegar a ser provocado.

Esa será otra historia.

En fin.

Seas senderista ocasional, montañero o esquiador.

Recuerda que no podemos controlar lo que sucede.

Y menos un alud de nieve.

Pero sí podemos controlar la parte que nos corresponde.

Y realizar la salida en las condiciones más seguras que podamos.

Asumiendo que siempre quedará un margen de riesgo.

Pero que lo normal es que NO OCURRA NADA.

¡Sal ahí fuera y disfrútalo!

 

Esto es todo. Feliz día.

Historias que inspiran… y enseñan.

Te volveré a escribir.

¿Te interesa la aventura en la naturaleza? Únete a la Adventureletter.

Historias gratuitas por email que inspiran y enseñan.
Ebook Aventura y Naturaleza, Fernando Camacho

APÚNTATE Y PASA A LA ACCIÓN

Responsable: Fernando Camacho
Finalidad: Colocarte un sabroso y nutritivo pez delante de tu boca, solo uno, sin opción. Porque si hay miles de peces, es fácil que termines sin comer.
Legitimación: Que quieras recibir ideas con potencial de prender, crecer y transformarse en nuevas ideas.
Comunicación de los datos: A nadie. Palabrita del niño Jesús.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido, y un café con leche de soja.

Más información en nuestra política de privacidad.

Deja una respuesta

Responsable » Fernando Camacho Peñin (servidor)
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Ionos (proveedor de hosting de aventuraynaturaleza.es) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Ionos.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
Información adicional »Puedes consultar información adicional y sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.