En este momento estás viendo Un 10% de la población practica senderismo. El resto se lo pierde

Un 10% de la población practica senderismo. El resto se lo pierde

Que hace poco leí que un 10% de la población practica senderismo.

Y es cierto. A lo mejor incluso han engordado esa estadística.

Porque yo no veo tanta gente (salvo en pandemia como bien de primera necesidad)

Pero de verdad.

Todos deberíamos ir al menos una vez en nuestra vida a probar la aventura en la naturaleza.

Es algo tan increíble y diferente de todo lo que nos rodea, que con sólo poner el pie allí parece que estás en otro mundo, en otra esfera, en otro planeta.

El resto se lo pierde es más cosecha mía.

Pero en esto esto hay un matiz, un matiz importante. Varios matices.

Empecemos a hurgar.

Aquí solo si quieres recibir contenido de Senderismo y Aventura por email

senderismo

Senderismo, una actividad para un 10% de todos los públicos

El Soplo, que es el nombre de un pez naranja que tengo, dice que ya está bien del encierro y que en realidad no necesitamos salir por salir, que lo que nos hace falta es perdernos de vista unos a los otros. Que por eso queremos ir a la naturaleza, porque no hay mejor sitio para perderse.

No sé. Es un pez que nada a contracorriente. Lo es.

Pero en parte tiene razón.

Ahora bien.

Alguien relacionó metafóricamente la naturaleza con inundar los sentidos con nutrición de la buena.

Entiéndela, úsala, practícala y estarás en el escasísimo porcentaje de población que de verdad sabe vivir la vida. Practica senderismo. Y pertenecerás a ese 10%.

Ok. Parece sencillo

Pero no lo es. Mira.

Un poco de vino está bien. Sabe rico, es bueno para la salud, y anima; mucho vino, por muchos años de barrica que tenga, vas mal, porque además de resaca (dolor de cuerpo) puede traer arrepentimiento (dolor de alma).

Es como ver una buena peli. Eso está bien. Tragarse hasta la última mierda de Netflix,  HBO, o Amazon está mal.

No sé si me explico.

Que en estas cosas que nadie hace, lo importante es que sepas dosificar y disfrutar esos momentos. Los de calidad. No cualquiera. Si se agolpan, tendrás resaca y dolor de alma.

A ver.

No sé si todo esto te suena a chino.

O que ya seas un pro del tema.

O que simplemente estés esperando.

¡Para ahí!

¿Cómo se practica senderismo?

Si estás esperando al momento perfecto para lanzarte, te aviso, no llega.

O esperas a que la tormenta pase, sorpresa, la tormenta es la vida.

Incluso a otro verano porque este ya se terminó, ¡Atención concursante! En el próximo verano te va a pasar lo mismo.

El momento idóneo no llega.

Y esto pasa con todo.

Pero con todo lo que nos empieza a ilusionar, necesitamos un plan.

Bien.

Cuando estoy estresado, cuando estoy cansado, cuando me agobio, o quiero desconectar, lo soluciono todo haciendo lo mismo. Porque al final una tendencia no es más que una carretera más iluminada que las otras en tu cerebro. Algo que has hecho tantas veces en tu vida y que ha recibido tanto refuerzo que se ha convertido en algo que, sin pensarlo, simplemente haces.

Lo suyo es que tengas un plan que seguir, de modo que no acabes siguiendo tu tendencia natural.

Porque si me estás leyendo y asintiendo mientras lees, es porque sabes que esa tendencia natural —sea la tuya cual fuere— no te está llevando a donde quieres.

¿La razón?

Vamos a ir poco a poco.

Por ahora piensa que si eres parte de ese 10%, ya eres premium.

Piensa que hacer senderismo no es andar sin más. Conlleva unos requisitos y unos conocimientos. Tener unos compañeros. Diferentes niveles. Calzado y material apropiado. Saber de supervivencia, de seguridad y de primeros auxilios en pequeñas píldoras. Por el por si acaso.

Conocimientos de orientación con mapas, gps, puesta del sol, cauce de los ríos, planes alternativos, etc.

Implica tener una mínima condición física, cuanto mejor sea más vas a disfrutar y a progresar. Avanzando en los deportes montaña. Esto engancha. Te lo prometo.

Pero repito.

Vayamos poco a poco.

Actividades outdoor y la pirámide de Maslow

No sé si recuerdas la pirámide Maslow. Refresquemos, yo también tuve que refrescarlo.

Los deseos vanos son los que buscan la felicidad en lugares en los que la ciencia y la vida han demostrado que no están. Es donde miramos todos, pero la fuente es errónea.

Un ejemplo.

Si vemos a la gente bañarse en sus yates cuando a ti en la playa no te cabe la toalla es complicado imaginarse que ahí no está la felicidad, pero la ciencia lo ha demostrado.

En cambio.

Los deseos naturales, no esenciales, sí suman felicidad, pero si no los satisfaces no producen dolor.

Otro ejemplo.

Tomarse una buena cerveza en un refugio de montaña mientras ves una puesta de sol en el parque nacional de los Picos de Europa aporta felicidad, pero si no lo haces no sientes dolor. Piensa en arte, una buena peli… es natural que lo disfrutes, pero no es esencial para tu felicidad.

Vale. Pero…

¿Qué pasa cuando ese deseo natural no esencial pasa a convertirse en esencial para tu vida?

Houston, tenemos un problema. Llama a las Naciones Unidas.

Hay que subir el índice de felicidad

Naciones Unidas publica un Índice de felicidad por países, pero teniendo en cuenta que entre los factores están el PIB y la tasa de empleo no parece muy preciso.

Como si no se pudiera vivir amargado con un «buen» trabajo en un país del primer mundo.

Si me miro a mí mismo veo algo parecido. No es que viva amargado, para nada, pero sí que mis niveles de felicidad no han crecido ni al mismo ritmo que mis ingresos ni que otras circunstancias consideradas «felices».

Quizás es porque el PIB tampoco lo miro mucho.

Por resumir.

Lo que sí me hace feliz de manera exponencial es salir a la naturaleza. Me siento mejor, más satisfecho y soy consciente de disfrutar más de mi corta existencia.

Y no tiene nada que ver con el PIB ni con la pasta. Pero sí es un deseo natural y no esencial.

El senderismo aporta creatividad. Y mucha.

Hay una última cosa que no te he contado.

Lo señala el titular.

Suelo enviar correos diarios a toda la gente que me sigue. Y en otra cuenta que tengo de naturaleza. Antes era como rígido, con presión, tenía que estar inspirado. Pero con el paso del tiempo eso ha cambiado.

Sobre todo, desde que no dejo caminar, donde sea, pero caminar.

Ya no espero a tener una gran idea cada mañana, ni me preocupa que mi cabecita me diga que no tiene nada interesante que contar.

Me asomo al precipicio de la mañana y salto. Todos los días así.

Y cuánto más creo en ello, más quiero crear.

Y cuanto más lo hago, mayor es el beneficio en mi vida, en todas las áreas.

Dirás que cuál es el motivo.

El senderismo, el trekking, incluso el caminar por la ciudad o el pueblo.

Porque la creatividad va unida de su mano.

La creatividad transforma mi cerebro, mi manera de entender las posibilidades, y multiplica mi valentía.

Y transformará el tuyo si no lo ha hecho ya.

Te voy a contar lo último. Más bien es un mensaje para que te lances y no lo pienses más.

Este es uno de esos casos en los que de nada sirve que yo te lo explique, porque tienes que probarlo.

No lo olvides. Practica senderismo.

Y por si no nos vemos, ¡buenos días, buenas tardes y buenas noches!

Fer, con Alma Aventurera

Aquí solo si quieres recibir contenido de Senderismo y Aventura

PD: El informe de Naciones Unidas sobre la felicidad no es muy alentador. Por eso he obviado sus resultados.

PD 2. La vida son dos días. Y lo sabes.

PD 3. Recuerda que si tienes un amigo o amiga que pueda gustarle este tipo de historias (y temática), abajo te dejo el enlace. A lo mejor le haces hoy la persona más feliz y sale más barato que encender la luz 🙂

Deja una respuesta

Responsable » Fernando Camacho Peñin (servidor)
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Ionos (proveedor de hosting de aventuraynaturaleza.es) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Ionos.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
Información adicional »Puedes consultar información adicional y sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.